9/23/2007

David Nebreda





Heridas, sangre, excrementos.
Castigo y dolor físico extremo impuestos por voluntad propia y captadas con una cámara.


David Nebreda estuvo al borde de la muerte. David nació el 1 de agosto de 1952 en Madrid, le diagnosticaron esquizofrenia con 19 años, estuvo internado en varias clínicas durante años hasta que un día decidió escaparse.
Se dice que vivía solo en una casa en Madrid que solo tenía 2 habitaciones, la cual usaba como taller y casa. Es (era) vegetariano desde hace 30 años, practicaba el ayuno y la abstinencia sexual y se sometía a extenuantes ejercicios físicos.
Se autolesionaba causándose quemaduras, heridas, llagas y cuanta cosa se le ocurría,
Tras pasar por todo éste tipo de mutilaciones, Nebreda encuentra el escenario perfecto para tomarse fotografías. “Nebreda consigue negarse absolutamente y plasmar esta auto-negación como obra de arte”, escribió el filósofo francés Jean Baudrillard.
En sus fotografías David aparece desnudo, con la piel pegada a los huesos y el cuerpo lacerado, así como también embarrado de su propio excremento.
Muchos críticos de arte han declarado que sus fotos son muestra de un arte formalmente perfeccionista, lleno de tenebrismo; mismas que recuerdan al pintor Caravaggio, creador de este término tan conocido. En su autoexilio Nebreda crea una gran cantidad de autorretratos y algunos dibujos que fueron pintados con su sangre. Los mismos que hoy se encuentran en la edición 'Autoportraits', realizada por Léo Scheer. Obras cuidadas hasta en el ultimo detalle en el sentido de la iluminación y decoración de lo que era su mundo sin salida, su espacio donde él mandaba y no tenia que obedecer a nadie.

El autor intenta de este modo tan dramático mostrar su vulnerabilidad y mortalidad para mostrar su realidad.

“He pagado mi precio, pero estoy orgulloso de ello. No soy un masoquista o un fotógrafo de heridas”, argumenta Nebreda. Su obra casi desconocida en
España, ha sido promovida sin embargo en Francia; a eso se debe la poca información en español que se pude encontrar acerca del autor.


Las reacciones sobre su obra siempre son extremas: rechazo absoluto o fascinación.
Encerrado en esa casa, David intentaba curarse haciendo frente a su enfermedad tomándose fotografías de su cuerpo mutilado, de esta forma quiere vencer el miedo que siente de ese padecimiento del que ha sufrido tantos años, así que representándose en una imagen le da la oportunidad de aceptarse como es y seguir la vida.
Mucho es lo que se ha cuestionado sobre la legitimidad de esta historia ya que es de sospechar como hacía para revelar las fotos, misma que notan un buen proceso de revelado que difícilmente se lograría en las instalaciones de su casa. También publicó un libro mientras estaba encerrado.
Éstas y muchas otras cosas se dudan del autor, pero de lo que no cabe ni la menor duda es de la calidad de sus fotografías, cuidadas y realizadas con gran intensidad.
La fuerza de las imágenes en sí mismas es impresionante
y no pueden dejar a nadie indiferente al verlas. Ahora tiene 50 años. Es licenciado en Bellas Artes, pero sus conocimientos de fotografía son totalmente autodidactas.

En un aislamiento absoluto David Nebreda ha creado cientos de autorretratos y algunos dibujos pintados con su sangre, en el cual refleja su propio suplicio cuidando hasta el último detalle la iluminación y decoración de su mundo sin salida.

David Nebreda rechaza desde hace años mirarse en un espejo. Sólo se concibe en estas imágenes de su propio dolor.




3 comentarios:

Cagde dijo...

No pude evitar leer tus escritos y ver que al igual que Nebreda te interesa la fotografía performática, no lo tomes a mal, ni pretendo imponerte lecturas de forma intrínseca, solo digo lo que pienso, es díficl hacer contacto con personas que estudian Arte muchas toman las críticas como un modo devastador de destruír sus obras-vida... Logicamente en Nebreda se ve esa relación (obra -vida), pero como muy bien él mismo autor ha dicho, "es de exclusivo rigor ver mis fotografías, no como un registro de mi vida, si no específicamente como obras de Arte", eso aniquila todo tipo de lecturas aberrantes, psicologistas, interesadas y se centra objetivamente en el asunto de su obra, en mis malas clases de Estetica recuerdo que algunos Filósofos vanguardistas han osado a decir que Arte y Vida, son una línea... incluso artistas renombrados bordeando la subjetividad, mientras el Arte gira en torno a un flujo de relaciones total y absolutamente objetivas, Que mal, no crees?, no saben leer realmente la codificación y las estructuras básicas de relaciones de dispositivos para generar el verdadero asunto de la obra.
ja!, suerte cuidate interesante blog, bay
Cagde

Remita Pernish dijo...

un libro imprescindible para autor y lectores de este fantástico blog:

"Abismos de la Mirada. La experiencia límite en el autorretrato último" de Lorena Amorós Blasco.

Igual ya lo tenéis por ahí. Ojalá.

Alana Gómez Gray dijo...

Hola. ¿Sería usted tan amable de proporcionar la fuente bibliográfica de la cita de Baudrillard? Gracias.