11/21/2009

Irina Ionesco




Nombre: Irina Ionesco.

Modelo: Eva Ionesco (su hija) retratada en 1965.

Estudios: desconocidos, pero se sabe qué fué pintora (nunca profesional) antes qué fotógrafa.

Ciudad de nacimiento: Paris (Francia) 1935.

Estilo: Fotografía erótica, fetiche e intencionalista.

Trabajos/exposiciones: 1ra expo en la sala Nikon de París, anuario fotográfico de Times-Life, fotografías de su hija Eva publicadas en la revista "Eloge de ma fille" etc...

Libros publicados: "Temple aux Miroirs" (1977), en colaboración con Robbe-Grillet, estrella indiscutible del influyente movimiento de la 'nouveau roman', entre muchos otros qué no cuentan con su autoría.




48 fotos más de Irina Ionesco...





11/17/2009

Sarah Moon



Nombre: Sarah Moon
Estudios: autodidacta en principio, luego se licenció en bellas artes y adquirió su maestría como fotógrafa en 1970.
Ciudad: Paris (Francia)
Estilo: Fotografía onírica, anacronismo visual, fotografía poética, fashion. (hoy en día es un icono en el mundo de la moda).
Influencias e inspiración: Lewis Carroll, Samuel Beckett y otros literatos contemporáneos.
Técnicas utilizadas: para la impresión de su trabajo, Sarah utiliza el color sepia en papel mate - una técnica anticuada que murió en la década de 1920, tampoco utiliza flash, siempre trabaja con la luz natural. Usa películas GAFF porque dice qué adora las fotos con mucho grano, aunque últimamente sus fotos han cambiado un poco y son ligeramente más claras.
Una frase: “La luz, es el idioma mismo de la imagen, el primer rol: sorprende, decepciona, sublimiza o desfigura, pero no hay fotografía sin ella”




11/15/2009

Poema Sexto (creación) Eunice Odio.


Proposiciones de Prometeo

Y la tierra estaba desordenada y vacía,
y las tinieblas estaban sobre la haz
del abismo, y el espíritu de Dios empollaba
sobre la haz de las aguas.
El Génesis, 1-2



I

Altas proposiciones de lo estéril
por cuyo rastro voy sangrando a media altura
y buscándome,
palpándome,
por detrás de la rosa edificada,
sobre lo que no tiene orilla ni regreso
y es, como lo descubierto recobrado
que acaba el que siga y me revele.

Me apoyo en ti,
clima desenterrado de lo estéril
para fundar el aire de la gracia y el asombro;
y el metaloide aciago y desmentido,
primero en rama llega,
y luego en flor el metaloide oscuro,
y en fruto de sabor martirizado,
baja junto a la lengua enajenada,
pasa de mano en mano hasta la altura.

Porque no es lo posible lo seguro
sino lo que inseguro se doblega,
lo que hay que abrir y sojuzgar por dentro,
y es como polvo en cantidad de sombra.

Porque el fruto no es puerto
sin rumbo entre las aguas,
sino estación secreta de la carne;
íntima paz de cotidiana guerra
donde reposa el vientre silvestre y revestido
de accidentes geológicos y espesos.

Y la alegría purísima,
la honda grace presente y madurada,
que rebota hasta el fondo de la sangre,
que hace correr y madrugar en pájaros,
y equivocarse de pecho y ponerse,
como ciertas flores
un corazón de pana en la mañana.

La alegría de caer en inocencia de sí mismo
y disfrutarse junto a otras criaturas
en el descubrimiento de su nombre,
madrugando de pecho para arriba
donde los alimentos perseveran
hallados para el cielo.

II
Y será como el árbol plantado
junto a arroyos de aguas,
que da su fruto en su tiempo,
y su hoja no cae; y todo lo que
hace, prosperará.
Salmo 1-3

Al borde estoy de herirme y escucharme
ahora que le propongo al polvo una ecuación
para el deslizamiento de la garganta,

Ahora que inauguro mi regreso
junto a mi pequeñez iluminada,

Ahora que me busco revelada
y transida en otros nombres,

Cuando por mí descienden y se agrupan
anchas temperaturas matinales,

Y han gran fiesta cerval en los caminos.

III
Pasa mi corazón
con su pastosa identidad doliente.

Mi aliento transitivo que enarbolo
y el niño cuyos pasos me prolongan.

Pero la sangre está ya en marcha,
repercute,
hacia un país recóndito y anclado,
entre pasados hierros con nombre de muchacho,
y extensos materiales fuera del pulso mío.

La sangre está ya en marcha
hacia una parte mía donde llego de pronto,
y me conoce el pecho en que tropiezo,
y mis extensas, pálidas, boreales coronarias.

El cuerpo es ya contagio de azucena,
estación de la rama y su eficacia;
palacio solitario en cuya orilla
crece el suelo y afluye entre rebaños
y entre sueños secretos y pacíficos.

IV
Puede pasar mi pecho errante,
mi instantáneo cabello
y mi atroz rapidez que no me alcanza,

Pero se ha vuelto inaugural
mi peso de habitante recobrado.
Y aires de nacimiento me convocan,

¡Ah, feliz muchedumbre de huesos en reposo!

Refluyen a mi forma y se congregan
los elementos suaves y terrestres
y la pulpa negada y transcurrida.

Los pájaros me cambian
a traslados mayores del sonido,

Y la tierra a empujones de llanura.

Al borde estoy de herirme y escucharme
ahora que me lleno de retoños y párpados tranquilos,

Cuando tengo costumbre de nacer
donde bajan los huesos temporales,

Cuando me llamo para mí, callada,
y alguien que no soy yo ya recuerda,

Sollozante y sangrando a media altura,
sobre lo detenido
descubierto
y recobrado.

Eunice Odio (1922-1974)

11/07/2009

Umbra Vitae


Adelante se inclinan los hombres por las calles,
contemplando los signos de los cielos,
en donde los cometas, con narices de fuego,
amenazantes se deslizan en torno de las torres.

Los astrólogos llenan los tejados
y clavan en el cielo largos tubos,
y hay hechiceros: brotan de desvanes
retorcidos, a oscuras, conjurando los astros.

Los suicidas andan en grandes hordas
buscando entre la noche su existencia perdida,
encorvados sobre los puntos cardinales,
barriendo el polvo con escobas como brazos pobres.

Polvo que apenas dura,
perdiendo en el camino sus cabellos,
brincan, aprisa mueren
y yacen en el campo con la cabeza rota,

pataleando, a veces, todavía. Y las bestias del campo
alrededor transitan ciegamente y les clavan
los cuernos en el vientre. Se enfrían sepultados
bajo salvias y espinos.

Pero los mares se detienen. Los barcos,
suspendidos en olas, con aflicción se pudren,
dispersos, y no hay corriente móvil
y los patios celestes están todos cerrados.

Los árboles no cambian estaciones,
eternamente muertos en su fin
y abren sus largas manos, sus dedos de madera
por caminos ruinosos.

Quien va a morir se sienta para levantarse
y acaba de decir sus últimas palabras.
Se desvanece de pronto. ¿En dónde está su vida?
Sus ojos se quiebran como el cristal.

Muchos son sombras. Escondidas y turbias.
Sueños que rozan sobre puertas mudas.
Quien despierta agobiado por otras madrugadas
debe quitar la pesadez del sueño de sus párpados grises.


Georg Heym (1887-1912)




11/04/2009

Casajordi


Nombre: Georges Bousquet
Pseudónimo: Casajordi
Ciudad: Perpignan (Francia)
Estilo: Surrealismo, movimiento dadá, collage.
Influencias: Warhol, Prévert, Jean-Léon Gérôme y el rigor y la imaginación de Hieronymus Bosch,.
Técnicas utilizadas: En primer lugar el papel, Photoshop e Illustrator.
Participación en proyectos: Carteles "Pretty Monsters" y "This is my world"



Portafolio:
http://casajordi.ultra-book.com/







Fuentes: http://www.vistanova.fr/