2/13/2012

Scott Holloway


Nacido en Bellingham, Massachusetts en 1969, Holloway descubrió su talento a una edad temprana. Animado por sus profesores para seguir una carrera técnica, exploró el realismo en la tradición del norte en el Renacimiento. Sus esfuerzos le valieron varios premios por su trabajo a finales de 1980. En la década de 1990, Holloway pasó cuatro años estudiando las técnicas de pintura al óleo de los viejos maestros en el Colegio Montserrat de arte en Beverly, Massachusetts.
Desde entonces, Holloway ha estado trabajando constantemente desde sus estudios en Worcester, y exhibiendo su obra en galerías de la zona, así Los Ángeles, Nueva York, Berlín y Londres.

La obra de Scott se basa principalmente en las relicarios, en las figuras bíblicas y litografías anatómicas muy detalladas. Holloway fusiona estas imágenes con pasajes de la Biblia y textos de tratados de medicina, salpicados con un poco de surrealismo. Trabaja con óleo sobre madera, al igual qué utiliza varias técnicas mixtas, éstas piezas evocan imágenes arrancadas de un libro de anatomía antigüo, iconos que surgieron de una religión desconocida y calaveras que nos recuerdan nuestra propia mortalidad. (Memento Mori)





“Memento Mori''

“Memento Mori”
Mosaic from Pompeii (House cum workshop I, 5, 2, triclinium).
Naples, National Archaeological Museum.

Este emblema fue exhibido de manera significativa en un triclinio y es uno de los más sorprendentes por la claridad de su representación alegórica. El tema es de origen helenístico y se presenta la muerte como el gran nivelador, que anula todas las diferencias de riqueza y la clase. Se trata de un tema que ha llegado hasta nuestros días, como por ejemplo en el famoso poema ''A livella'' por el actor cómico A. de Curtis (Totò). De hecho, la composición está coronada por un nivel (Libella) y con una plomada, el instrumento utilizado por los albañiles para que sus construcciones queden rectas y niveladas.
El peso
es la muerte (el cráneo) y por debajo hay una mariposa (el alma) y una rueda (la fortuna). A cada lado, suspendido de los brazos por el nivel se mantiene en perfecto equilibrio con la muerte, son los símbolos de la riqueza y el poder de la izquierda (el cetro y la púrpura) y la pobreza a la derecha (alforja del mendigo y palo). El tema, al igual que los esqueletos de los cubiertos en el tesoro de Boscoreale, tenía la intención de recordar a los comensales de la fugacidad de las fortunas terrenales.





© 2001 Stefano De Caro, “The National Archaeological Museum of Naples”.
Soprintendenza Archeologica di Napoli e Caserta. Electa, Napoli, 2001, p. 191.