12/23/2016

Giuseppe Velardo


Second detail of the triptych “Dicembre“ - Mixed media on heavy paper ( acrylic, collage,spray), 13,5 x 19,5 cm.


Giuseppe Velardo es un pintor italiano que vive en Como, Italia. Empezó pintando básicamente porque quería descubrir si él era capaz de transmitir emociones, sentimientos sobre lienzos como él lo experimentaba con las obras de muchos otros. Su única constante ha sido siempre objeto de su trabajo, la figura humana, que es lo único que le interesaba hasta ahora, y su paleta de colores siempre ha estado limitada por la elección y el gusto. Al principio trató de pintar temas lo más cerca posible de la realidad actual, luego empezó a desfigurar, a deformarse, a seguir más sus instintos. Se dio cuenta de que cuanto más tratas de escapar de la dura y cruel realidad, más caes. Pero hasta ahora, lo ha conseguido. ya que sus obras expresan la soledad, frustración, la inquietud, y la búsqueda constante de "algo" no mundano pero a la vez sombrío.




www.facebook.com/giuseppevelardoart


12/17/2016

DEJEN EN PAZ A SIRYA.


GUERRA ES ESA que te hiere los ojos,
que te nace en los músculos
y se hace un hacha en busca de cabezas.
Guerra es tener un gusano en el corazón.
Y un mundo lleno de llamas
porque dentro de ti se han gestado hogueras.
Guerra es más que una fiebre que nos trastorna la razón;
es estar tan lejos de nosotros mismos
que todo lo sufrimos: la furia y el celo,
el fuego y el desmayo.
Guerra es más que la sangre caída de un niño,
pueblos declinando,
almas amputadas de su patria;
guerra es más que escribir tu odio con sangre
y salir como un loco a repartirla;
es algo como un bombardeo al centro de ti,
como si un antiguo gusano te vedará las raíces,
como si del cielo cayeran palomas heridas.
Sólo el estornudo de los fusiles
salpicándonos de luto.
Y tú en el centro, niño criador de las estatuas,
de las guerras sin hombre,
de los mundos sin una tumba donde ir a llorar.
Sólo la muerte contagiándote,
sólo ella llenándote de los harapos de un sueño,
sólo ella como una ceniza que gira ante ti sin detenerse.




Autor: Joehan Romero

SEGUNDA DESOLACIÓN



Te hemos visto,
tan inclinada ante la sangre que se rompe el mundo
en grutas de túmulo y de hombre.

Te hemos oído rodando por las calles,
en los carros llenos de veneno que despedazan cosas,
en la tierra hecha un semillero de ojos espantados,
con toda la angustia enredada en el alma,
ante un quejido como de lobo,
un quejido de sangre interminable.

Te hemos visto,
incendiando casas,
fusilando ojos.
Y un hombre que sale huyendo
de la tierra de su origen.
Sólo la tristeza sentada en tus raíces,
las explosiones y los llantos.
Tu grito nos hace huir como abejas ante el humo.
Tu grito lleno de almas rotas,
consumido en fiebres de cuerpos desmembrados.

Te hemos oído viniéndote
por todo el odio inhumano,
como un estiércol que nos llena,
como si algo en su gruta de sombra
pareciera perpetuarse.
Cruzas en el viento y en los ríos,
como un caballo dirigido a ninguna parte,
un galopar de cosas queridas que se pierden.

Llegas en el hombre sin mundo,
en las manos sin uñas,
en las ruinas sin luz.

Te hemos oído,
como un tambor en el pecho,
en las sílabas de muerte,
rendidos ante un viento que no sentimos.
Un viento sin dios y sin hombre,
un remolino de hojas albergado en los ojos,
humano—inhumano de bruces
ante la angustia desheredada.


Ilustración: "Dolor" por Oskar Zwintscher {1898}.
Texto: Joehan Romero.