5/08/2007

Sal a las llagas, y el dolor...vive!


Antes solía escribir poemas, en los que hablaba sobre la muerte, versos oscuros y grises que me tendían la mano para que llegase al sepulcro en brazos de la parca, con los textos empapados en lágrimas de sangre, textos escritos en la nocturnidad del tiempo... mi latebra era mi único testigo, cuatro paredes pintadas de un morado funerario, vestían mis noches al compás de la música, -La Cura- era mi única salida, la única y estimulante salida, sal a las llagas y el dolor vive! el dolor grita en mis entrañas... noches desgarradoras, vicios sin satisfacer, y una ventana que daba al infierno.
Muchas noches en vela, con los dedos desgastados de soñar, de escribir soñando. Noches sedientas del temetum de la muerte, y con las desilusiones a flor de piel engañaba a mis padres...susurrando a través de la puerta, un fingido y cortante: " estoy bien." mientras deseaba que al fin llegase el sueño eterno una de esas noches en las que no llueve y el calor te lleva a pensar intensamente en la locura, en la insanidad de los recuerdos.
Ahora, ya no escribo...ahora canto, canta mi angustia y mi melancolía. ahora ya no muero, ahora agito las alas invisibles para salir de la pena que me carcome, ahora tampoco canto, ahora lloro cuando me veo morir aún respirando de la mierda que supone el vivir.
Pusilánime, o heroína?  ahora poco importa...

 

1 comentario:

Bernardo Barrera dijo...

"Es evidente que la mayoría de los hombres soportan muchos sufrimientos por su vivo deseo de vivir, como si en el vivir hubiese una cierta felicidad y dulzura natural"

Aristóteles. Política, Libro III