9/29/2013

Sonia Firlej







No quisiera Morir (Boris Vian).





Moriré de un cáncer de columna vertebral
Será en una noche horrible
Clara, cálida, perfumada, sensual
Moriré de podredumbre
De algunas células poco conocidas
Moriré de una pierna arrancada
Por una rata gigante surgida de un agujero gigante
Moriré de cien cortes
El cielo caerá sobre mí
Se hará añicos como un vidrio pesado
Moriré de un grito
Que reviente mis tímpanos
Moriré de heridas sordas
Infligidas a las dos de la madrugada
Por asesinos indecisos y calvos
Moriré sin darme cuenta
De que muero, moriré
Sepultado bajo las ruinas secas
De mil metros de algodón derrumbado
Moriré ahogado en aceite de motor
Pisoteado por bestias indiferentes
Y, justo después, por bestias diferentes
Moriré desnudo, o vestido de rojo
O cosido en un saco con cuchillas de afeitar
Moriré quizá sin preocuparme
Del esmalte de uñas en los dedos del pie
Y con las manos llenas de lágrimas
Y con las manos llenas de lágrimas
Moriré cuando me despeguen
Los párpados bajo un sol rabioso
Cuando me digan lentamente
Maldades al oído
Moriré de ver torturar a niños
Y a hombres asombrados y lívidos
Moriré roído vivo
Por gusanos, moriré
Con las manos atadas bajo una cascada
Moriré quemado en un incendio triste
Moriré un poco, mucho,
Sin pasión, pero con interés
Y luego cuando todo haya acabado
Moriré.



Texto: Boris Vian (Ville-d’Avray, 1920 – París, 1959), Extraído de ''No quisiera morir'', Hiperión, Madrid, 2003, 84 págs. Traducción de JUAN ANTONIO TELLO)

Imágen: Laurie Kaplowitz.


6/16/2013

Visión




                   ¿Acaso fue en un marco de ilusión,                           
en el profundo espejo del deseo,

o fue divina y simplemente en vida
que yo te vi velar mi sueño la otra noche? 


En mi alcoba agrandada de soledad y miedo,

taciturno a mi lado apareciste
como un hongo gigante, muerto y vivo,
brotado en los rincones de la noche
húmedos de silencio,
y engrasados de sombra y soledad. 


Te inclinabas a mí supremamente,

como a la copa de cristal de un lago
sobre el mantel de fuego del desierto;
te inclinabas a mí, como un enfermo
de la vida a los opios infalibles
y a las vendas de piedra de la Muerte;
Te inclinabas a mí como el creyente
a la oblea de cielo de la hostia...
-Gota de nieve con sabor de estrellas
que alimenta los lirios de la Carne,
chispa de dios que estrella los espíritus.-
Te inclinabas a mí como el gran sauce
de la Melancolía
a las hondas lagunas del silencio;
te inclinabas a mí como la torre
de mármol del Orgullo,
minada por un monstruo de tristeza,
a la hermana solemne de su sombra...
Te inclinabas a mí como si fuera
mi cuerpo la inicial de tu destino
en la página oscura de mi lecho;
te inclinabas a mí como al milagro
de una ventana abierta al más allá.
  
¡Y te inclinabas más que todo eso!

Y era mi mirada una culebra
apuntada entre zarzas de pestañas,
al cisne reverente de tu cuerpo.
Y era mi deseo una culebra
glisando entre los riscos de la sombra
a la estatua de lirios de tu cuerpo! 


Tú te inclinabas más y más... y tanto,

y tanto te inclinaste,
que mis flores eróticas son dobles,
y mi estrella es más grande desde entonces.
Toda tu vida se imprimió en mi vida... 


Yo esperaba suspensa el aletazo

del abrazo magnífico; un abrazo
de cuatro brazos que la gloria viste
de fiebre y de milagro, será un vuelo!
Y pueden ser los hechizados brazos
cuatro raíces de una raza nueva: 


Y esperaba suspensa el aletazo

del abrazo magnífico...
¡Y cuando,
te abrí los ojos como un alma, y vi
que te hacías atrás y te envolvías
en yo no sé qué pliegue inmenso de la sombra!





Delmira Agustini (Montevideo,  1886 -  i.d 1914)


Isabelle Dalle












1/04/2013

Sinestësicos (Punk Muerto)


 

  


Sinestësicos - Condenados 

Hace ya muchos años, que éste humilde blog ha dejado de ser un diario de vivencias personales para convertirse en un escaparate de mis múltiples gustos y pasiones artísticas y literarias; pues bien, hoy decidido hacer un alto en el camino para enseñaros mi banda, de la cual me siento muy orgullosa porque en tan sólo un año hemos logrado grandes cosas y sobretodo, no nos hemos dejado vencer por los óbices del tiempo, y del destino que acaecen con más vehemencia y destrucción en éstos lados del mundo.
Os dejo una pequeña bio de la banda, y en el enlace de arriba teneis para escuchar una canción del primer ep llamado Σινεςτεςικος (transcripción en griego de Sinestësicos).

Sinestësicos: Punk Muerto.
Cartago, Valley of the Death.
E-mail: sinestesicos.zine@gmail.com
Páginas web:
Teléfonos de contacto:
Lobotomía Inversa Ediciones:
 (+57) 3113945385

Sinestësicos es básicamente una banda de punk, iniciada en enero de 2012 producto de una idea plasmada por dos amigos amantes de este género, así como de sus derivados: el new wave y el post-punk; esta amistad, así como la banda, nació de estos gustos compartidos y de la intención de llenar el vacío que existe en cuanto a bandas que exploren estos sonidos. Los primeros riffs y beats de batería se dieron en salas de ensayo de la ciudad, y en estas sesiones de jamming, se pretendía encontrar un sonido fresco que recordara la buena música que se hiciera en décadas pasadas con las posibilidades que surgen al diluir los límites de la técnica y buscar en las profundidades de lo instintivo y lo funcional.
Estos amigos son Lu To (Kafkiana). y Johann Blackeye, baterista y guitarrista/vocalista de la Sinestësicos, respectivamente.
Después de un mes de ensayos y sabiendo que corrían rumores sobre la nueva agrupación en la ciudad, los fundadores rondaban por bares del lugar y encontraron a un bajista interesado por la propuesta; este nuevo elemento contribuyó con una base rítmica contundente, incorporando influencias que compartía con los demás integrantes, como Joy Division y Sex Pistols. Así, rápidamente estuvo completa la primer alineación y formación base de la banda, con lo que se dio inicio al proceso de ensamble y desarrollo de ideas en la atmósfera de guitarras distorsionadas y tonadas de tambores por momentos reminiscentes de los geniales Buzzcocks y de la visceral crudeza de bandas españolas como Parálisis Permanente y Eskorbuto. Una de las premisas de la banda fue empezar su camino creando material propio, y el resultado fue la primer composición: ‘Sudameris Obscura’, un grito de furia contra la absurda aceptación que ha mostrado parte de la sociedad latinoamericana hacia los regímenes militares. La segunda composición fue ‘Folklor Macabro’ y la tercera ‘Condenados’, un pequeño tributo a una de sus influencias musicales más importantes: The Damned; además surgieron otras canciones que en el transcurso de tres a cuatro meses fueron dejadas de lado en la búsqueda de un sonido muy propio que diera personalidad a la banda, imprimiendo ese tono que reflejara los gustos, las preocupaciones y las experiencias de los
integrantes.


Foto by Luz Lugosi (aka Lu To/Kafkiana)



Vincent Bergerat