11/08/2011

Juan Crisostomo Mendez Avalos (1885-1962)



[...]Este Crisóstomo Méndez, nacido y muerto en Puebla, es el que con las retinas en las rendijas de algún hotel, vio aquella habitación desnuda, y en ella una cama de latón, un mundo sin nada para agentes viajeros, rápidos placeres mercenarios y largas toses agónicas, un mundo ciego que nos mira desde el ojo frío de aquella mujer que oculta el rostro y se atrinchera en sí misma.

Lo que se sabe de la vida y obra de Juan Crisóstomo Méndez Ávalos, particularizando sobre los detalles de su archivo y sus desnudos fotográficos, de los cuales, se trata de “un trabajo monumental llevado a cabo entre 1920 y 1936”.






*Fuente: Luna Córnea, núm. 4, 1994, 136 pp.

Deborah Morbeto

Deborah Morbeto (Self-Portrait)







11/04/2011

Imposibilidad...


Qué fácil callar, ser serena y objetiva con los seres que no me interesan verdaderamente, a cuyo amor o amistad no aspiro. Soy entonces calma, cautelosa, perfecta dueña de mí misma. Pero con los poquísimos seres que me interesan… Allí está la cuestión absurda: soy una convulsión. De allí proviene mi imposibilidad absoluta para sustentar mi amistad con alguien mediante una comunicación profunda y armoniosa. Tanto me doy, me fatigo, me arrastro y me desgasto que no veo que instante de liberarme de esa prisión tan querida. Y si no llega mi propio cansancio, llega el del otro, hastiado ya de tanta exaltación y presunta genialidad, y se va en busca de alguien que es como soy yo con la gente que no me interesa.


Alejandra Pizarnik.
(Diarios)

Curtis Moffat


Cecil Beaton by Curtis Moffat (1930)

Curtis Moffat
(1887-1949 ) fué un fotógrafo originario de Nueva York, se mudó a Londres a finales de los años 20 y abrió una sala de exposiciones que se centró en el "arte ultra moderno", la decoración de interiores, algunos de los cuales él mismo diseñó. Curtis en sus primeros años de juventud, se había dedicado a la pintura, pero fué la fotografía la que le atrapó fuertemente durante los años veinte y treinta. Entre las muchas influencias artísticas surrealistas, había una relación muy estrecha con Man Ray, con quien colaboró ​​en París intercambiando ideas, estilos e instalaciones.
Curtis Moffat era un hombre que se esforzaba demasiado en lograr los efectos que buscaba en su trabajo fotográfico, constantemente innovando y experimentando con nuevas formas y técnicas. Muchas de sus obras consisten en naturaleza muerta (bodegones) y retratos en blanco y negro, pero su verdadera innovación radica en el uso de tres colores pigmento de impresión de gelatina. Factum Arte fué una gran ayuda para la documentación y difusión del trabajo no muy conocido de Curtis Moffat.

Un retrato de Nancy Cunard tomado en 1925 por Moffat ha sido publicado en una edición de 20 ejemplares, como una impresión de platino del negativo original por Factum Arte, junto con 31 Studio. La imagen se presenta en una caja de Solander junto con un facsímil de un poema escrito por la mencionada activista. Factum Arte también ha producido varias otras obras de Moffat, incluyendo una 'rayograph' de tres colores para ampliar la obra del artista, pero aún éstos no han sido publicados comercialmente.











10/19/2011

A los enmudecidos...



Ah, la locura de la gran ciudad cuando al anochecer,
junto a los negros muros, se levantan los árboles deformes
y a través de la máscara de plata se asoma el genio del mal;
la luz con látigos que atraen ahuyenta pétrea noche.
Oh, el hundido repique de las campanas del crepúsculo.

Ramera que entre escalofríos alumbra una criatura
muerta. La ira de dios con rabia azota la frente de los poseídos,
epidemia purpúrea, hambre que rompe verdes ojos.
Ah, la odiosa carcajada del oro.

Pero una humanidad más silenciosa sangra en oscura cueva
forjando con metales duros el rostro redentor.



Texto: Georg Trakl
Imágen: Jeff Louviere and Vanessa Brown




10/09/2011

Los cuadernos de Malte Laurids Brigge (fragmento)

"No puedo dormir sin la ventana abierta. Los tranvías ruedan estrepitosamente a través de mi habitación. Los autos pasan por encima de mí. Suena una puerta. En algún sitio cae un vidrio chasqueando. Oigo la risa de los trozos grandes de cristal y la leve risilla de las esquirlas. Después, de pronto, un ruido sordo, ahogado, al otro lado, en el interior de la casa. Alguien sube la escalera. Se acerca, se acerca sin detenerse. Esta ahí, mucho tiempo ahí, pasa. Otra vez la calle. Una chica grita: "Ah! tais toi, je ne veux plus!" El tranvía eléctrico acude, todo agitado, pasa por encima, más allá de todo. Alguien llama. Hay gentes que corren, se agolpan. Un perro ladra. ¡Qué alivio! Un perro. Hacia la madrugada hay hasta un gallo que canta, y es una infinita delicia. Después, de pronto, me duermo. Hay más ruidos. Pero hay algo aún más terrible: el silencio. Creo que en los grandes incendios sobreviene a veces un momento de máxima tensión: los chorros de agua declinan; los bomberos no trepan ya; nadie se mueve. Silenciosamente, una negra cornisa se desprende desde arriba, y un alto muro, tras del que salen las llamas, se inclina sin ruido hacia adelante. Todo está inmóvil y espera, encogidos los hombros y juntas las cejas, el tremendo desplome. Así es aquí el silencio. Aprendo a ver. No sé por qué, todo penetra en mí más profundamente, y no permanece donde, hasta ahora, todo terminaba siempre. Tengo un interior que ignoraba. Así es desde ahora. No sé lo que pasa. "

Rainer María Rilke


Thomas Devaux