5/15/2007

Sueños


Sueño que te veo en unas escaleras de caracol... vienes hacía mí tarareando "The Passion of lovers"... yo no te miro.

Ahora los dos estamos solos....
como un perro sin dueño.

Vagabundeando por esas calles vacias, en los ruidos húmedos y con olor a yerba fresca.

Afuera todo está dormido.


Nuestros alientos se confunden en un respiro de adolescencia conquistada, de momentos mágicos, rebeldes y fugaces... Somos tú y yo. Pero no tú conmigo.


No hay nada que pueda favorcernos en el mundo, ni siquiera en este instante de ebriedad nocturna. No hay ni un solo soplo de esperanza, mis ojos están muertos, los tuyos pronto lo estarán.


No queda ni un solo aire de verguenza, ni un solo aire de conciencia, ni tampoco un mundo de libertad. Sólo hábitos tolerantes haciendo crujir nuestra memoria. "Hubo un día en el que yo sabía sonreir".

Somos dueños del sueño, del atardecer en llamas, de los atolondrados pasos del destino, de nuestra voz, de nuestra música, de nuestros cielos inventados, y del claro amor incoherente que degustamos cada día por cualquier sombra inexacta que desaparece al alba.


Vienes hacía mí, ahora yo soy la que tarareo una canción. "Who Killed Mr. Moonlight"...y ya puedo olerte, y ya puedo verte. Vienes tal como eres, como te imaginaba, como lo soñe.


Y todo termina con un destello en mi copa de whiskey, con una dilación del momento mientras abro los ojos, y bostezo. Me doy la vuelta y todo empieza a desaparecer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me ha encantado