1/22/2008

Biljana Djurdjevic



Esta serbia de nombre impronunciable nació en Belgrado en el año 1973.
En sus pinturas, Biljana Djurdjevic explora las ramificaciones de la violencia y la cólera en la cultura contemporánea de los modos más extremos posibles.

En la adherencia perfecta a la tradición de su país de procedencia, Biljana Djurdjevic relaciona los mitos de nuestro tiempo usando la lengua del manifiesto y de propaganda socialista. A menudo muestra cuerpos, a veces grandiosos y cargados con una violencia exuberante, en la relación dramática el uno con el otro y con el espacio que los rodea. El tema de la guerra se hace evidente, en la imaginación de Biljana Djurdjvic, es una metáfora para expresar todas las guerras. Su visión entera de la pintura es complicada por los símbolos imperceptibles que se refieren a una espiritualidad oculta.

Web: http://www.biljanadjurdjevic.com/

4 comentarios:

enkil dijo...

Muy buena esta artista, las referencias a hospitales están muy presentes. Los artistas que vienen de la Europa del este hasta Rusia me encantan, tanto en dibujo, pintura como fotografía, tienen un toque personal (como los japoneses) algo que los hace muy particulares, como Beksinski, uno de mis favoritos, reflejan muy bien el horror y los miedos ocultos.
Saludos Kafkina.

Luzbel dijo...

Pues en esto tambien coincidimos Enkil! muchos de mis ilustradores favoritos son Orientales, Junko Mizuno, Maboroshi, hay cientos buenísimos! y rusos me llama muchísimo la fotografía de Vladimir Clavijo,
Y sobre Beksinski, tienes toda la razón, lo de ese tipo es brutal cosa que me recuerda que le debo un post como tiene que ser.
Saludos Enkil! y por cierto, enkil porque? por "Enki Bilial"?

Kafkiana dijo...

Ups! lo siento! "Luzbel" es otro de mis alter ego...

enkil dijo...

jajaja, vale, me había quedado algo sorprendido. Lo de enkil es por las crónicas vampiricas de Anne Rice. Enkil era el marido de Akasha, no se si las has leído, los padres de todos los vampiros. Enki bilal también me gusta, es uno de mis favoritos de siempre, pero no es por eso lo de enkil. Hubo un tiempo que me enganché con las crónicas vampíricas, aún las sigo, aunque los últimos libros dejan mucho que desear.