1/29/2008

Tina Imel


Tina Imel es una chica americana de 23 años que habita actualmente en Pennsylvania,
Los óleos de Tina son espectaculares, manejando a menuda el tema de la era victoriana y combinándolo con temas siniestros, es lo que le dá ese toque suyo tan oscuro y tan personal.
Tina es una aficionada de los vestidos victorianos y de la época medieval en si.
Ella define su trabajo como "Neosurrealista" con una perspectiva muy femenina.


En su galería destacan los corsés, los bombines, y hasta la sangre, pero no todo lo macabro tiene porque ser terrorífico, ya que sabe como darle la elegancia a sus personajes, con el maquillaje, las facciones del rostro y como no, hay que destacar tambien la arquitectura que envuelve el mundo reflejado en sus obras.


Imel, además de pintar a sus familiares tambien le gusta pintar a sus mascotas, y las máquinas de coser tambien juegan un papel importante en sus óleos, por ejemplo cuenta que , después de una terrible pesadilla, se inspiró para hacer una pintura de su marido, Peter Chiappini, en el cual su cabeza había sido cosida por detrás de su cuerpo y dice que la fascinación por las viejas máquinas de coser, ha sido en parte por creció viendo a sus abuelas siendo costureras.


Otros adornos prominentes en sus pinturas incluyen polillas, debido a su repulsión obsesiva por estos bichos, y los destripamientos, no por un interés mórbido, pero sí un interés por la maquinaría que constituye un cuerpo humano y por el poco control que tenemos sobre ciertos factores externos para protegernos de este tipo de agresiones, dijo Ella.


Una de las mayores curiosidades en el trabajo de ésta chica es que en su mayor parte ha sido autodidacta, empezó pintando a la tempranísima edad de 10 años y desde aquello no ha parado mayormente según Ella por seguir con la búsqueda del significado de todo lo que hace....


1 comentario:

enkil dijo...

Es curioso como el mundo de la pintura está siempre visto como algo más clásico, y más "políticamente correcto", a pesar de que algunos clásicos tienen tela (como por ejemplo el Bosco o Goya), pero por ser clásicos se les permite esa licencia macabra. Sin embargo en la pintura más moderna eso se ve como algo transgresor, provocativo, y más con la sociedad puritana que se nos está viniendo encima (vamos de mal en peor).
Por suerte muchos artistas no caen en lo políticamente correcto, y saben reflejar sentimientos y sensaciones que se alejan de ciertas normas establecidas no se muy bien por quien narices (por no decir coño)...
Menudo royo, lo que vengo a decir es que en ilustración, fotografía o arte digital ya entra dentro de lo normal ver este tipo de obras y referencias más agresivas (aunque hermosas), en pintura no es tan corriente (aunque cada vez descubro más) tal vez por esa visión clásica de que un cuadro es para colgarlo en la pared, y claro, no imagino un cuadro de los que me gustan a mi en el comedor de casa de mis padres, mis tios, mis vecinos o muchos de mis amigos.
Bueno, después de esta parrafada solo me resta despedirme.
Saludos ;-)