10/09/2016

Poesía de guerra por un país que suplica paz


                                                                                   
''Untitled'' por Vnutrennosti.
                                                                       


AQUÍ NO HAY POESÍA

Aquí no hay poesía posible…
Sólo nudos en la garganta,
manojos de versos inconclusos,
silabas atropelladas por el terror,
monólogos entre dientes, tristes e incomprensibles.


Tartamudeos dolorosos
quejidos apagados cuando la tarde tiende el manto obscuro
de la noche insomne que se aproxima
para que muchos hombres entiendan que nunca volverán a sentir el rocío del amanecer


Aquí, en este rincón del mundo llamado Colombia,
no hay poesía posible,
sólo hay palabras que se gastan, por el uso y el abuso
del sentimiento herido


Aquí no hay poesía posible
crecen el murmullo y la amenaza
el miedo y la incertidumbre
mujeres que se niegan a tejer en el viento del olvido,
el nombre de los hijos que ya no están.


No hay poesía posible,
únicamente,
el eco de la palabra urgente
gritos desesperados,
ahogados,
torturados,
desangrados,
derrotados,
ametrallados,
mutilados,
desaparecidos,
Amenazados,
desplazados, humillados.

Luis Carlos Pulgarín Ceballos
Del libro inédito: ''Telegramas''.

--------------------------------------------------------------------------


Y YO QUE BUSCABA EL MAR

Y yo que buscaba el mar
y encontré los muertos
apiñados como racimos
en las tierras de Abibe que nombran Urabá
en la carretera
en el pastizal

en el platanal
en la acera
y  frente a mi casa.


Y yo que buscaba el mar
y encontré los muertos
abrazados uno a uno
boca a boca contra el piso
con los olores exhalados
por el vapor del mal

que navega Sardanápalo
engreído
petulante.


Y yo que buscaba el mar
y encontré los muertos
en el cenicero
de los catafalcos negros
fríos
serenos

ecuánimes
alertándome
Juan: no llegues nunca al mar...

Juan no llegues nunca al mar
del Océano Atlántico
de las costas Caribes
de la grande U
grave y sin tilde

donde los muertos

de todos los ríos
desempocan, ay
como palos náufragos del Atrato.

Y yo que buscaba el mar...

 Autor: Juan Gil Blas
 (Tomado de: "Sin embargo el mar" (1988-1993)





          

1 comentario:

jek dijo...

Me gusta el blog.